jueves, 3 de septiembre de 2009

Interculturalidad: Formación del Profesorado y Educación

0 comentarios




Juegos Cooperativos y Educación Física

0 comentarios

La alternativa del juego I: juegos y dinámicas de educación para la paz

1 comentarios

Los niños de 4 a 6 años en la escuela infantil

0 comentarios




Placer y ternura en la educación

0 comentarios

Infancia y Educación Artística

0 comentarios

Curso de educación afectivo-sexual (libro de teoría)

0 comentarios

Educación Física de 3 a 8 años

0 comentarios

Juguemos en el Jardín

0 comentarios

Educación Infantil Personalizada

0 comentarios

martes, 1 de septiembre de 2009

El inicio de la sexualidad en los niños, un reto para los padres

0 comentarios
El inicio de la sexualidad en los niños,
un reto para los padres



Cuando los niños empiezan a crecer notan la diferencia que existe entre el cuerpo de un hombre y una mujer. Lo más natural es que pregunten el porqué de esas diferencias.


Aunque resulta complicado hablar de sexualidad con menores de edad, tocar el tema abiertamente previene trastornos de la identidad sexual y, en instancias más delicadas, acoso por parte de personas mayores.

Si bien es cierto que el niño no identifica entre el bien y el mal, hablar de sus partes íntimas es el primer paso para inculcarle respeto y amor por su cuerpo. Sin embargo, no es la primera aproximación que él tiene con su sexualidad. Tan pronto nace, fija su mirada en la madre. A los 3 meses se observa y toca sus manos. A los 8 se chupa el dedo gordo del pie. Y es sólo al año que se da cuenta de que tiene genitales; edad en la que se los manipula.

Pero no se angustie. Esto es natural. No obstante, debe ser entendido, educado e informado a tiempo por los padres, pues son el estímulo para un desarrollo normal sexual del niño.


La actitud de los padres es definitiva al momento de estimular las conductas propias del sexo de su hijo. Por ejemplo, a una niña desde los 3 años se le debe explicar que algún día será madre y que es diferente a un hombre en su forma de actuar.


Según el siquiatra infantil Álvaro Franco Zuluaga, “a esta edad hay que favorecer los contactos con los niños del sexo opuesto, porque esto le facilitará una mejor comprensión de su identidad sexual”.


También exploran su cuerpo y el de otros a través de los juegos como representar a papá y mamá o a los médicos. Esto lo hacen con el fin de satisfacer su curiosidad, una actitud normal hasta los 5 años.

A los 3 años el niño también comienza los procesos de separación e individualización, es decir, empieza a ser autónomo y a solicitar privacidad. “Desde esta edad los niños deben estar solos en el baño haciendo sus necesidades y a los 4 años vestirse sin ayuda”, señala Franco.


El baño con los padres se debe hacer hasta los 5 años, porque perciben de una forma más clara las diferencias sexuales de los órganos, lo que se convierte en una manera para generar sensaciones nuevas en los pequeños.


Según el siquiatra Álvaro Franco, el abuso sexual normalmente lo hacen personas cercanas a la familia. Empieza con toques, continúa con regalos y termina en penetración. Los síntomas son inmediatos y perjudican el sistema general de su cuerpo y mente. Los signos de alerta pueden ser:

* Sienten su cuerpo sucio.

* Dejan de dormir y de comer.

* Lloran y se vuelven inseguros.

* Aumenta el estrés.

* Les cambia la autoestima.

* Se sienten personas no queridas.

* Se vuelven agresivos, mentirosos y podrían hacer lo mismo que hicieron con él.

Háblele siempre con sinceridad y amorosamente. Esto generará confianza en el niño, tanta que él mismo se referirá a su sexualidad evitando, en el futuro, juegos sexuales poco saludables.


Cuando pregunte por el cuerpo no le diga “esas cosas son de adultos”. Esto hará que se inquiete y se sienta inseguro.

Respete la privacidad de su hijo. El ejemplo de esta empieza en casa.Incúlquele que nadie tiene derecho a tocarlo, a espiarlo, ni a abusar de él y que cuando pase esto hable inmediatamente.

Cuando al niño no le infunden su identidad sexual, no le hablan con la verdad, lo cohíben de juegos y no hay un modelo a seguir de su mismo sexo, podría crearse en él un trastorno en su conducta sexual. Los tratamientos para controlarlo solo funcionan en un 5 por ciento. Por lo cual, los padres deben aceptar y tratar de inculcarles actividades de su propio género.

Este trastorno se detecta a los 4 años, cuando:

La niña dice que le va a crecer el pene.
No se divierte con juegos de su propio sexo. Esto es normal sólo hasta los 4 años.
El niño se maquilla, se pone los tacones o la ropa de la mamá. Según los expertos, si lo hace, por ejemplo tres veces, no hay problema.
El niño canta canciones interpretadas por mujeres. Si es transitorio, por tres meses, no hay inconvenientes.


Mónica Toro
Redactora Abc del bebé


 

Siempre Educadora Copyright 2008 All Rights Reserved Baby Blog Designed by Ipiet | All Image Presented by Tadpole's Notez